viernes, 23 de septiembre de 2016

Bautismo de Fuego. La Martucha Ganadería "Ripamilán"

RIPAMILAN. Pasado y presente de una histórica vacada aragonesa.


La cría de ganado bravo en el término de Ejea de los Caballeros viene de muy antiguo. Las primeras noticias que tenemos de ganaderos ejeanos dedicados a esta actividad se remontan a la primera mitad del siglo XVIII. Pedro Marta y Brun, Joseph de Gely, Miguel y Gabriel de Paulés, Miguel de Salinas, Pedro de Miñano y Marta, son algunos de ellos. En la segunda mitad de esa misma centuria aparecen en la lista las familias Murillo, Bentura, López de Artieda,… De la importancia y magnitud de esta actividad ganadera da una buena muestra el informe elaborado en 1768 por los Intendentes de Castilla, el cual señala que la vacada de Ejea suma un total de 1.070 reses, más una torada de 504 cabezas. El abate francés J. Brunet, en su viaje a Ejea en 1800, decía: “Es en los alrededores de Egea donde se crían los toros que destinan para las corridas. Tienen mucha reputación y la merecen. Son incluso mejores que los de Murillo y Arguedas, en Navarra. Esta comarca es poco frecuentada a causa de esos animales, que se alimentan en el vasto desierto vecino y que se hacen temer. Confieso que no estuve satisfecho hasta que divisé la villa de Sádaba”.



La historia de la ganadería de Ripamilán comienza en el año 1874 cuando D. Gregorio de los Santos Ripamilán le compra a su primo, D. Severo Murillo, la vacada y hierro que éste poseía desde mediados del siglo XIX, y con antigüedad adquirida el 24 de Septiembre de 1865. D. Gregorio aumentó la reputación de estos toros lidiando en las más importantes plazas de España como las de Barcelona, Valencia, Zaragoza, Pamplona, Palma de Mallorca,... Pero cuatro años después, D. Gregorio fue asesinado en circunstancias muy extrañas junto a un sobrino que le acompañaba. La ganadería pasó entonces a manos de su hermano, D. Victoriano Ripamilán, quien casó con doña Mercedes Hernández. Los ripamilanes hacen su presentación en Madrid el 27 de Julio de 1890. Tampoco D. Victoriano vivió muchos años puesto que en 1894 el ganado se anuncia a nombre de la Viuda de D. Victoriano Ripamilán. Doña Mercedes casó en segundas nupcias con D. Pío Diego Madrazo, que era muy amigo de Rafael Guerra Guerrita. La ganadería fue vendida en 1909 a D. Manuel Lozano, de Valdelinares (Teruel) que ya poseía otra, la del Marqués de Fuente el Sol (de casta jijona).



Los ripamilanes eran animales de pelos colorados y retintos, muchos de ellos listones. Cornalones, difíciles y duros para la lidia, había que saber estar delante de ellos. Algunos autores hablaban de ellos como “los miuras de Aragón”. Dichos toros pastaban principalmente en las fincas de Añesa y Escorón, junto al río Arba. Mesonero, Baratero, Provincial y Revuelto son algunos de los mejores ejemplares que salieron de aquellas fincas al sur de Ejea y que dieron gloria y celebridad a la ganadería. Otros, sin embargo, como Cachurro y Sanjuanero, inscribieron sus nombres en la historia trágica del toreo por inferir cornadas que acabaron con la vida de sus lidiadores.

D. Armando Sancho Recaj.

Casi cien años después de su desaparición, entre un grupo de aficionados de Ejea va formándose la idea de recuperar, no sólo la historia, sino el nombre, hierro y divisa de Ripamilán. Es en 2005 cuando se da de alta oficialmente una ganadería con esta antigua denominación en la que se introduce un lote de vacas y dos sementales de casta navarra. Al año siguiente se hierran los primeros becerros que, a partir de entonces, volverán a lucir la “M”, la marca que fuese de los Murillo primeramente, y de los Ripamilán después. A pesar de los obstáculos y dificultades que la crisis nos ha traído, en la Bardena negra aragonesa resiste hoy en día, contra viento y marea, un reducido número de reses que se enorgullecen de ser las portadoras y herederas de este histórico y legendario hierro aragonés.

Historia:
Ripamilán es un proyecto romántico cuya idea empezó a fraguarse en el año 2003. El objetivo era recuperar el hierro de una de las más afamadas ganaderías de Aragón a finales del siglo XIX y comienzos del XX, la de Ripamilán. Anteriormente, había pertenecido a la familia Murillo desde mediados del siglo XIX, también de Ejea de los Caballeros; de ahí que el dibujo de la marca sea una M. Finalmente, en 2005 se hizo posible la recuperación de dicho hierro. Para ello se registró en la asociación Ganaderos de Lidia Unidos y se adscribieron, en un primer momento, 25 vacas y un toro de la ganadería Chicarro, que fueron eliminadas al año siguiente al ser sustituidas por un lote de eralas y utreras a D. Jesús Guembe Solano, de Lerín (Navarra). Poco tiempo después, se vuelve a adquirir al mismo ganadero navarro un lote más de vacas con sus rastras. En total, fueron 51 hembras las que llegaron a la finca La Martucha a comienzos de 2006. La procedencia de la mayoría de ellas era de José María Arnillas (La Rebomba). Se llevó a cabo entonces una selección a través de una retienta que dejó en 25 el número de cabezas. Las aprobadas fueron echadas con los sementales Vulcano (procedente de D. Nicolás Aranda) y Silencioso (marcado con el hierro de D. José Arriazu) que padrearon en La Martucha durante unos años.
Propietarios: D. Ramón Celma Bernad y D.Armando Sancho Recaj.





Finca: “La Martucha”, Ejea de los Caballeros (Zaragoza).
Señal de oreja: Orejisanas ambas orejas.






D. Ramón Celma Bernad.

Mayoral. D. Félix Alonso.


Ripamilán
Sigla: LRP “Ganaderos de Lidia Unidos”
Localización: Ejea de los Caballeros (Aragón)
Propietarios: D. Ramón Celma Bernad y D.Armando Sancho Recaj
Representante: D. Armando Sancho Recaj
Divisa: Encarnada.
Señal de oreja: Orejisanas ambas orejas.
Finca: “La Martucha”, Ejea de los Caballeros (Zaragoza).
Historia:
Ripamilán es un proyecto romántico cuya idea empezó a fraguarse en el año 2003. El objetivo era recuperar el hierro de una de las más afamadas ganaderías de Aragón a finales del siglo XIX y comienzos del XX, la de Ripamilán. Anteriormente, había pertenecido a la familia Murillo desde mediados del siglo XIX, también de Ejea de los Caballeros; de ahí que el dibujo de la marca sea una M. Finalmente, en 2005 se hizo posible la recuperación de dicho hierro. Para ello se registró en la asociación Ganaderos de Lidia Unidos y se adscribieron, en un primer momento, 25 vacas y un toro de la ganadería Chicarro, que fueron eliminadas al año siguiente al ser sustituidas por un lote de eralas y utreras a D. Jesús Guembe Solano, de Lerín (Navarra). Poco tiempo después, se vuelve a adquirir al mismo ganadero navarro un lote más de vacas con sus rastras. En total, fueron 51 hembras las que llegaron a la finca La Martucha a comienzos de 2006. La procedencia de la mayoría de ellas era de José María Arnillas (La Rebomba). Se llevó a cabo entonces una selección a través de una retienta que dejó en 25 el número de cabezas. Las aprobadas fueron echadas con los sementales Vulcano (procedente de D. Nicolás Aranda) y Silencioso (marcado con el hierro de D. José Arriazu) que padrearon en La Martucha durante unos años.
Procedencia: Casta Navarra.
Mayoral: D. Félix Alonso.
Antigüedad: 24 de septiembre de 1865.
 

jueves, 22 de septiembre de 2016

Ganadería "Lora Sangrán" Sanlúcar La Mayor (Sevilla)

Sigla: UFP.  Inscrita en la “Unión de Criadores de Toros de Lidia”
“La Calera” Genera-Sanlúcar La Mayor (Sevilla)


Dehesa “La Calera "es una finca acogedora y tranquila que se encuentra situada en medio de la Sierra Norte de Sevilla, a 37 km de la capital Andaluza. Rodeada por la vegetación típica de la zona; alcornoques, olivares, encinas...Y también por su fauna más característica: jabalíes, ciervos, etc. La Calera se dedica en exclusiva a la crianza del toro bravo y a la recolección de aceituna. Su ganadería pertenece a la “Unión de Criadores de Toros de Lidia”.


Dehesa “La Calera” cuenta con un total de 1800 hectáreas de terreno en donde podemos encontrar un gran cortijo de estilo andaluz con jardín, patio, terraza, casa señorial, plaza de toros y dos comedores, de 130 y 200 plazas respectivamente. La ganadería de toros y caballos situada en un entorno natural entre, lagos y amplias zonas para hacer rutas. Esta empresa organiza todo tipo de eventos en sus instalaciones, desde comidas de empresa y reuniones de grupos hasta actividades ecuestres, taurinas.


Esta ganadería  pertenece a la “Unión de Criadores de Toros de Lidia” lidiando al año unos 6 festejos.


La principal actividad de “La Calera “es la crianza del toro bravo y caballos de pura raza Española. En su dehesa de grandes pastos y olivar pastan las reses de la ganadería de “Lora Sangrán”.


En la  DehesaLa Calera” podrás conocer muy de cerca el hábitat natural del toro de lidia. Esta empresa hace visitas guiadas a los campos en donde se encuentran las reses. Los más valientes y atrevidos podrán sentirse toreros por un momento ya que tendrán la posibilidad de torear una vaquilla en uno de los ruedos de la finca.


Formando parte de la visita a la Finca Dehesa “La Calera” en Sevilla, en el campo puede verse todo el proceso de crianza del toro bravo desde su nacimiento, como también los toros y vacas seleccionados para la reproducción.


Paseos a caballo o en un carruaje tirado por estos animales al más puro estilo andaluz y un fin de semana diferente para disfrutar de un tiempo de ocio y recreación excelente, todo eso y mucho más puede vivirse en un Visita a la Finca Dehesa “La Calera” en Sevilla.


Dispone de servicios de catering y cualquier tipo de actividad relacionada con el campo. Actividades Taurinas y Ecuestres. Recibimiento caballistas y flamencas, rejoneo con becerras, baile de caballo con flamenca y doma a píe, doma vaquera, mini corrida sin sangre, tentadero, capea, encierro etc.



Historia
Por fallecimiento de la señora Marquesa de Villamarta y al dividirse la ganadería entre sus herederos en 1941, uno de los lotes correspondió a don Alvaro Ramos Paúl Dávila, el cual en 1967 se la vendió a la sociedad “Kinlo, S.A”, que la anunció a nombre de “Lora Sangrán”. En 1971 adquirió de don José Benítez Cubero un lote de vacas y un semental como así mismo en 1972 y 1976, eliminando lo que tenía procedente de “Villamarta” y en 1985 se elimina parte de lo procedente de Núñez, quedándose con 29 vacas y un semental de este encaste, que finalmente es eliminado, quedándose únicamente con lo que procede de la ganadería 'Benítez Cubero'.  

Divisa: Oro viejo y verde botella.


Procedencia actual: D. José Benítez Cubero.








Señal oreja: Hendido en ambas “Hendido”.


Lora Sangrán

Sigla: UFP.  Inscrita en la “Unión de Criadores de Toros de Lidia”
Localización: Andalucía  (Sevilla)
Propietario: Kinlo, S.L.
Representante:
D. Joaquín Lora Sangrán
Periodista Ramón Resa, 41
41012 SEVILLA
Divisa: Oro viejo y verde botella.
Señal oreja: Hendido en ambas “Hendido”.
Fincas:
“La Calera” Genera-Sanlúcar La Mayor (Sevilla)

“La Tenencia” Genera-Sanlúcar La Mayor (Savilla)

Historia
Por fallecimiento de la señora Marquesa de Villamarta y al dividirse la ganadería entre sus herederos en 1941, uno de los lotes correspondió a don Alvaro Ramos Paúl Dávila, el cual en 1967 se la vendió a la sociedad “Kinlo, S.A”, que la anunció a nombre de “Lora Sangrán”. En 1971 adquirió de don José Benítez Cubero un lote de vacas y un semental como así mismo en 1972 y 1976, eliminando lo que tenía procedente de “Villamarta” y en 1985 se elimina parte de lo procedente de Núñez, quedándose con 29 vacas y un semental de este encaste, que finalmente es eliminado, quedándose únicamente con lo que procede de la ganadería 'Benítez Cubero'.  
Procedencia actual: D. José Benítez Cubero.
Antigüedad: 26/05/1983